9 de Julio - Edificio Green Building - LEED Platinum


Edificios de Oficinas LEED Platinum



Los equipos AG400 se encuentran instalados en el edificio Altman EcoOffice, el cual, obtuvo la más alta pre-certificación en las normas LEED, y sumará al paisaje de la 9 de Julio un mural de Polesello. La constructora y desarrolladora Altman Construcciones anunció la finalización del primer edificio pre-certificado LEED Platinum Core & Shell (núcleo y envolvente) versión 2009 de Argentina y Latinoamérica. Es decir, el nivel más alto en materia de sustentabilidad y ahorro energético. Se trata del edificio Altman EcoOffice, en la calle Lima esquina Humberto Primo, junto a la subida a la autopista 25 de Mayo, en Monserrat. Una zona favorecida con la novedad del Metrobús, que sumó accesibilidad a la buena ubicación general del barrio. La obra tiene 8.200 m2 y cuenta con 13 plantas libres de 120 a 430 m2. Demandó una inversión de US$ 10 millones y su valor locativo es de 24 US$/m2. “Los edificios ecológicos son una necesidad. Cada vez más las empresas y las constructoras toman conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y el uso racional de la energía, y la certificación LEED da más seriedad al tema”, explica el ingeniero Moisés Altman, experimentado desarrollador y director de la desarrolladora. Agrega que la pre-certificación distingue al proyecto por utilizar estrategias sustentables en los materiales y procesos de obra. Pero, como las configuraciones y terminaciones se hacen a medida para cada locatario o propietario –explica Altman–, recién cuando el edificio esté completamente ocupado podrá lograr la certificación final Leed Platinum. Por otra parte, se previó hacer las descargas necesarias para que cada cliente pueda ubicar los baños según sus necesidades. Del mismo modo, se atendió a la exigencia –habitual para las empresas extranjeras– de sumar escaleras para incendios. Y se ofrecen amenities para sus usuarios: gimnasio, solarium y servicio gastronómico propio. Sustentable y rentable De acuerdo al índice LEED, existen cuatro niveles de certificación: cada uno de ellos corresponde al puntaje obtenido sobre los 110 puntos posibles. El proyecto Altman EcoOffice obtuvo la pre-certificación LEED Platinium con 84 puntos. Las medidas tomadas para racionalizar el consumo del agua logran reducir el consumo en un 45% a través de griferías de bajo consumo y la reutilización de las aguas grises. Además, gracias a la proporción de opaco y vidriado, vidrios dobles, paneles solares, cortinas y otros detalles, se consiguió disminuir en un 28% el consumo de energía según las normas de la ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Aire Acondicionado, Refrigeración y Calefacción). Todo esto redunda en un 28% de reducción en consumos de energía; 50 % de consumo de agua; 100 % de uso del agua para paisajismo y emisiones de dióxido de carbono, 75% de reducción de deshechos; 90% en el tratamiento de agua para su reutilización y 33% en la reducción en costos operativos. Altman agrega que todo esto debería redundar en un 7,5% de aumento en el valor de la propiedad (aunque hoy no hay espacio en venta, ya que todo está destinado a la renta), el 6,6% de mejora en el retorno de la inversión, un 3,5% de aumento en la ocupación y del 7 al 10% en valor locativo. Altman EcoOffice suma al paisaje porteño una obra de arte urbano de Rogelio Polesello, que consiste en un mural de 40 metros de alto que toma la esquina (arista del edificio). “Se incorpora al patrimonio cultural de la ciudad y podrá ser apreciado por los peatones que transiten la zona”, explica el desarrollador, que ya había convocado a Clorindo Testa para realizar un mural en otro de sus emprendimientos, en Belgrano. “El enriquecimiento estético es para nosotros un factor de importancia medular para colaborar en el embellecimiento de la ciudad”, asegura Altman.



AG400